Tiempo presente

 No quiero mirar atrás, ni hacer planes para el futuro. Pretendo vivir el día a día teniendo unas prioridades claras en las que soy un mero acompañante. No sabemos el tiempo que durará este transito, pero estamos allí, acompañando, amando, acariciando, intentando hacer más agradable la última etapa de una vida que ya no es vida. Te queremos, y allí seguiremos. 

En las treguas intento aprovechar y retomar mis pinceles. Ahora es imposible cumplir fechas y plazos de entrega. Lo que sale adelante, es pura casualidad




Abanico de novia en madera de haya. País de algodón, teñido y pintado a mano.

Puro milagro que llegase a terminarlo a tiempo.

Gracias María por confiar en mi

Comentarios

  1. La vida esta llena de etapas y momentos que hay que ir viviendo y valorando las prioridades, pero nos ayuda mucho a sobrellevarlos el poder aunque sea por un instante coger nuestros pinceles y poder crear algo y siempre viviendo el presente. Me encanta el abanico esta de dulce. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un gran día para Carmen